ESTA ES LA DIETA KETO: COME MUCHA GRASA PARA PODER PERDER MÁS GRASA

¿Te imaginas decir que estás a dieta y cenar un glorioso plato de embutidos y quesos? Ya que esa es la esencia de la dieta Keto.

La dieta Keto forma parte a las denominadas dietas cetogénicas, en las que se limita el consumo de carbohidratos para obligar al cuerpo a quemar sus reservas de grasa. ¿Qué distingue a la Keto de los proyectos desarrollados y divulgados por Robert C. Atkins o Pierre Dukan? Primordialmente, el consumo de grasas. Si con Atkins y con Dukan los hidratos de carbono son sustituidos primordialmente por las proteínas, en la Keto el consumo indispensable es el de grasas.

¿QUÉ SE PUEDE TOMAR?

En esta clase de dieta los hidratos de carbono son sustituidos por comestibles ricos en grasas como el aguacate, nueces, pescados, carnes, queso, huevos o aceites. Entre otras cosas, un óptimo desayuno en esta dieta tiene la posibilidad de ser un café con leche entera y tortilla con salmón ahumado. Para la comida, carne a la plancha con dos buenas rodajas de aguacate. Y para cenar, más huevos (hervidos) con atún. Y todo bien regado con aceite de oliva. ¿De postre? Queso y yogur.

El porcentaje de grasa que tiene la dieta Keto está precisamente en una horquilla que va entre el 60 y el 80%, un 20 o 30% de proteínas y un 10 % de hidratos de carbono. Pero no todo el campo es orégano. Las patatas fritas están prohibidas. Del mismo modo que los productos con grasas hidrogenadas o polinsaturadas, como entre otras cosas las comidas ultra procesadas tipo Nuggets o croquetas congeladas.

¿LAS VERDURAS ESTÁN PERMITIDAS?

En la dieta Keto no todo es tomar grasas a lo loco. La Keto dieta además facilita el consumo de verduras, pero no todas pasan el corte. Entre otras cosas, probablemente halla barra libre de hojas verdes como kale, espinacas, rúcula o lechuga. Por otro lado, las patatas o las cebollas dulces, las dos bien ricas en hidratos, tienen que ser consumidas con moderación. Al opuesto de lo que sucede con la dieta Dukan, que prohíbe el consumo de frutas en su etapa más dura, en la Keto se tienen la posibilidad de tomar toda clase de frutos del bosque y bayas, pero se tienen que evadir las frutas tropicales como la piña o el kiwi e incuso las manzanas y las naranjas. Todo, por su contenido elevado en azúcares. Se tienen la posibilidad de tomar abundantes quesos, carnes, embutidos, y además yogures, siempre que sean naturales. Eso sí, hay que estar pendiente de que no hayan azúcares agregados en ninguno de estos productos.

¿CÓMO FUNCIONA?

El colosal consumo de grasas y la baja proporción de hidratos de carbono ingeridos (menos de 50 gramos al día) causan una oposición excepcional en el cuerpo que se traduce en disminución del peso. Lo recurrente es que el organismo utilice la glucosa como combustible para trabajar. Esta sustancia es el resultado de la metabolización de los hidratos de carbono. Si no se consumen los suficientes, el cuerpo va a tener que utilizar las reservas que tiene, usando la grasa guardada como fuel.

Este último desarrollo se llama cetosis y en él tiene un papel indispensable el hígado, que es el órgano solicitado de editar la grasa en ketones, un ingrediente orgánico que es el que quema el cuerpo para dar de comer a las células cuando no hay bastante glucosa utilizable. Y de ahí el nombre de Keto dieta.

¿PASAS HAMBRE?

El misterio del triunfo de la dieta Keto –seguida por celebridades como Kim Kardashian, quien afirma que ha perdido bastante más de 25 kilos por medio de ella- está en que quien la sigue no acostumbra pasar nada de hambre. Al vigilar el consumo de carbohidratos y consumir más grasa, los escenarios de glucosa en sangre se mantienen equilibrados y sin altibajos. Este suceso es justo lo opuesto que sucede cuando tomamos varios hidratos de carbono.

En esta circunstancia, los picos de glucosa y de insulina –la sustancia que controla a la primera- se traducen en una sensación de hambre voraz, pero falsa: nuestro cuerpo se ve debilitado y necesitado de combustible, pero de todos modos solo está ávido de azúcar, de esta manera que un heroinómano requiere su dosis de sustancia. Por otro lado, al tomar una dieta rica en grasas y baja en azúcares esta circunstancia no se produce.

¿A QUIÉN VA DIRIGIDA?

Primordialmente, a personas con sobrepeso o que hayan tenido inconvenientes en el momento de adelgazar o de continuar una dieta.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *