Remedios caseros que seguramente no conocías con ajo

El ajo es originario de las estepas de Asia central y fue muy empleado por los egipcios y los griegos.

Éstos lo apreciaban ya como una fuente de fortaleza física y lo incluían en la dieta de esclavos y deportistas para aumentar su vitalidad.

Hasta preparaban collares de ajo y se losponían a los jovenes para protegerlos de los parásitos.

De la planta se conocen fundamentalmente sus bulbos, que se muestran en grupos de seis a doce dientes que están a su alrededor los cuales están recubiertos de una fina película formando la cabeza

El ajo tiene dentro glucósido sulfurado, aluna, enzima, vitaminas A, B1, B2, C y niacina.

Las hojas de la planta son blancas, con una vaina que abraza el tallo y con enorme conjunto de flores blancas y de color rojo. Su flor tiene seis estambres que flore en primavera y verano. El fruto es reducido y se muestra con apariencia de cápsula.

Las sustancias sulfúricas contenidas en el ajo son enormemente volátiles y, transportadas por la sangre impregnan todos los órganos y tejidos del cuerpo en especial esos por medio de los cuales estas sustancias son eliminadas como los riñones, pulmones, bronquios y piel.

Propiedades curativas

El ajo se encuentra dentro de las plantas medicinales con más grande proporción de caracteristicas curativas demostradas científicamente entre los cuales poseemos los siguientes: Posibilita el desempeño hepático, impide el estreñimiento y combate la anemia. Además se utiliza para despedir parásitos intestinales e inhiba el veneno en los piquetes de mosquitos, escorpiones y abejas.

De todas formas, el ajo hace un descenso de la tensión arterial, tiene efecto vasodilatador y posibilita la circulación de la sangre, siendo por consiguiente aconsejable su uso a la gente que sufren de hipertensión, arterioesclerosis y trastornos circulatorios generalmente, o en las situaciones de la gente que han sufrido de trombosis, embolias u otros accidentes cerebro vasculares.

El ajo, además, es un antibiótico y antiséptico general por medio de su prominente porcentaje de azufre, y se demostró su acción bactericida frente a estafilococos, estreptococos, salmonela y hongos y, a la vez, impulsa las defensas del organismo, creciendo la producción de glóbulos blancos

Calma los indicios de la hiperplasia y el adenoma benigno de la próstata, de esta forma como los inconvenientes asociados con la supresión de orina en estas situaciones.

Unos estudiosos rusos llevaron a cabo un estudio con personas perjudicadas de diabetes tipo II a las que dividieron en dos grupos: un grupo recibió suplementos de ajo en polvo de liberación gradual y el otro grupo, un placebo. Al cabo de un mes, el grupo tratado con ajo presentaba una saludable reducción de los escenarios de azúcar en sangre en ayunas, de 138 mg/dl a 113mg/dl.

La cura de ajo radica en consumir tres ajos al día antes de comer o con ellas a lo largo de quince días. Después se descansa otros quince días, y esta operación se puede reiterar numerosas ocasiones al año. Se puede aumentar la cantidad siempre que no haya inclinación a tener la tensión baja.

Un apunte interesante es el siguiente: Hay gente a nivel mundial a quien le agrada bastante el gusto del ajo fresco, aunque a nadie le agrada su olor, más que nada si queda en el aliento. Pero si se descarta el olor, ¿se van a elminar además los poderes terapéuticos del ajo? Aparentemente la respuesta es sí. Según indagaciones llevadas a cabo, aparentemente los mismos compuestos químicos que generan el mal aliento son además los que asisten a asegurar el corazón y batallar el cáncer..

Remedios populares

Es considerable indicar que el ajo es muchísimo más eficiente cuando se come crudo, puesto que al cocinarlo, pierde, en parte importante, sus efectos benéficos.

Remedio con ajo para despedir los parásitos intestinales #1 Picar una cabeza de ajo y se exita, sin hervir, en un cuarto de litro de leche. Después, se deja descansar a lo largo de tres a 4 horas, se cuela y se toma en ayunas a lo largo de diez días. Al terminar ese tiempo, los parásitos van a ser expulsados.

Remedio con ajo para despedir los parásitos intestinales #2 Machacar 2 dientes de ajo con 3 medidas de cuchara de aceite de oliva y se fricciona el abdomen.

Remedio con ajo para despedir los parásitos intestinales #3 Confeccionar un enema que se introducirá por vía anal. El listo de éste radica en cocer con una cucharada de tomillo, una cucharada sopera de poleo y dos dientes de ajo machacados por taza grande de infusión. Se filtrará el líquido, templado, y se verterá en un enema.

Remedio con ajo para bajar la presión sanguínea Tomar en ayunas un diente de ajo partido. En ese sentido y para evadir irritar la mucosa estomacal, se sugiere pelar el diente, partirlo en el medio y tragar cada pedazo sin masticarlos para hacer más simple, así, su tránsito por el electrónico digestivo. De todas formas, se puede elaborar un medicamento con dos cabezas de ajo ralladas y mezcladas con 100 gramos de azúcar y un vaso de agua. Se sugiere tomar 2 medidas de cuchara al día para bajar la presión.

Remedio con ajo para batallar los dolores de escuchado Machacar dos ajos, se hierve, se cuela y después se aplican unas gotas tibias.

Remedio con ajo contra el reumatismo Frotar los ajos pelados sobre las articulaciones doloridas e inflamadas, de esta forma como algún otra sección del cuerpo que esté afectada por dolores reumáticos. Se pudo constatar que esta satisfacción ejerce una acción antiinflamatoria e de forma indirecta hace una reducción del mal.

Remedio con ajo contra el insomnio Comer en la noche ensalada de ajos con lechuga

Remedio con ajo para ablandar la tos seca y descongestionar las vías respiratorias Untar ajo en el pecho y la espalda. y como preventivo, tomar miel y limón ¡unto al ajo puede evadir la aparición de gripes, resfriados y también alergias.

Remedio con ajo para dolores musculares Confeccionar una pasta a partir de una cabeza de ajo machacada. Ahora se unta con esta satisfacción la parte afectada. Además de este ungüento, se puede armar una compresa que se colocará a lo largo de toda una noche en la región dolorida.

Remedio con ajo contra la impotencia #1

Combinar ajo machacado con 1 cucharada de aceite de germen de trigo y 1/2 cucharada chica de pimienta de cayena. Tomar esta elaboración todos los días.

Remedio con ajo contra la impotencia #2

Frotar con ajo el sector lumbar de la columna y el sacro

Remedio con ajo para el bocio

Comer tres ajos crudos al día y una infusión de algas.

Remedio con ajo para evadir la arterieesclerosis y trombosis

Comer un diente de ajo crudo día tras días. El ajo provoca que la sangre logre llegar con simplicidad a todas las partes del cuerpo y disuelve o aletarga los cúmulos de grasas que tienen la posibilidad de taponar u tapar venas y arterias.

Remedio con ajo para no fumar más

Entrenar una cura de ajos crudos: se toman unos cuantos ajos crudos en ayunas, otros dos, con un jugo de limón, antes de comer y dos más antes de la cena.

Remedio con ajo contra las picaduras de abejas, escorpiones y mosquitos

Machacar un diente de ajo y ponerlo con apariencia de emplasto sobre el región picada.

Remedio con ajo para remover verrugas y callos

Aplicar de manera directa sobre el callo, verruga o la región interesada. El ajo además puede terminar con infecciones de la piel o boca que tienen su causa en los hongos.

Remedio con ajo para el cáncer de vejiga

Consumir uno o numerosos dientes de ajos crudos todos los días. Algunas indagaciones apuntan que el ajo se puede utilizar para parar la diseminación del cáncer de vejiga.

Remedio con ajo contra la pérdida del cabello

Friccionar el cuero cabelludo con infusiones de romero y jugo de limón. De igual modo es de enorme efectividad el ajo crudo, la cebolla y otras plantas

Remedio con ajo para la intoxicación por químico

Ubicar en una licuadora unas hojas de col, un diente de ajo, 1 cabeza chiquita de brócoli y el jugo de un limón. Adicionar agua si se quiere. Licuar y beber este jugo todos los días por 15 días. Hay que indicar que este remedio se aplica en la situacion que la persona quiere limpiar su organismo de químicos a los cuales estuvo expuesta de hecho tiempo (meses, años, etc.) y no a la ingesta accidental de algún producto químico que necesita de atención médica inmediatamente.

Remedio con ajo para adelgazar

Consumir ensaladas con verduras de hojas verdes, ajo triturado y vinagre.

Remedio con ajo para las várices

Machacar y poner en una botella con alcohol 5 cabezas de ajo. Después empapar un paño y pasarlo por las piernas. De todas formas, se sugiere consumir numerosos ajos crudos en ensaladas todos los días para hacer mejor la circulación venosa de las piernas.

Remedio con ajo para la aneurisma

Consumir ajo crudo picado a todos los días en las ensaladas. Éste es un remedio preventivo.

Remedio con ajo para el absceso dental

Machacar un ajo y utilizar su jugo sobre la región afectada. Llevar a cabo este remedio numerosas ocasiones al día.

Remediov con ajo para remover pulgas

Añadir Verter un diente de ajo picado en la comida de su perro todos los días.

Remedio con ajo para la infección estafilocócica

Consumir 3 dientes de ajo crudos al día, comenzando cuando se muestran los primeros indicios de infección estafilocócica.

Remedio con ajo para queloides

Machacar un diente de ajo fresco y crudo y utilizar sobre el queloide. Dejar puesto a lo largo de 15 minutos y enjuagar con agua no muy caliente. Si el olor es muy fuerte, agregar unas gotas de aceite de oliva.

Remedio con ajo para uñas amarillas

Pelar y picar un diente de ajo crudo y luego pasar numerosas ocasiones al día sobre las uñas. Acordarse lavar las manos con agua y jabón luego de hacer este remedio.

 

Recomendaciones

Al adquirir ajo prefiera el bulbo terminado, antes que su exhibición en polvo o en pasta porque estos últimos no proponen los nutrientes importantes de este enorme condimento.

Los dientes que constituyen la cabeza del ajo tienen que palparse gruesos, regordetes y duros. El perfume es además una aceptable señal de su frescura; esos ejemplares que no exhalen ninguna fragancia no valen la pena.

Cuando llegue del mercado con su suministro de ajos debe cuidarlos para que entreguen todos sus provecho. Almacénelos en un espacio seco y aireado, ya que con mucha humedad empezarán a retoñar, oséa, le saldrán brotes; si además tienen que aguantar bastante calor, el interior se convertirá en un polvo negro. De la misma manera que la cebolla, el ajo no resiste bien las bajas temperaturas y por consiguiente no es conveniente guardarlo refrigerado. En condiciones como las descritas el ajo blanco se guarda cerca de seis meses.

Para paliar el olor, machacar en un mortero con algo de miel y tomar antes de las primordiales comidas. De todas formas, se puede adoptar la fórmula tradicional de frotarlo en una rodaja de pan tostado, solo o con tomate.

Precauciones

No tienen que comerlo las mujeres lactantes, puesto que altera la calidad de la leche y puede provocar que los jovenes les duela el estómago o los intestinos. Tienen que evitarlo la gente que sufren de problemas y biliosidad.

El consumo de ajos, gracias a las drusas de oxalatos, puede ocasionar irritación intestinal. Por vía externa puede ocasionar dermatitis de contacto, por su efecto vesicante. El aceite esencialpuro puede ocasionar náuseas.

¿Te fue útil este artículo? Si es así, pues comparte este post con tu seres queridos, asi podrás ayudar a que otra gente vivan más plenas y saludables y así ayudar a que este portal siga creciendo con más contenido por favor compártelo. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *