Licuado de Repollo para Curar la Gastritis

Si sufres de úlceras estomacales, considera agregar júgo de repollo a tu dieta. El júgo de repollo contiene glutamina-L.

los cuales protegen a la membrana que cubre a tu estómago. El júgo de repollo también se fermenta para crear probióticos que te ayudan a mejorar tu salud digestiva.

Ingredientes.

  • 3 tazas de repollo verde.
  • una taza y 3/4 de agua.

Hierve el agua en una pequeña cacerola durante 30 minutos. Para que te sea mejor, el agua debe estar libre de cloro y otros aditivos. Hervir el agua hará que se eliminen la mayoría de los elementos indeseables, pero también podrías filtrar el agua o dejarla a temperatura ambiente durante 24 horas.

Nota: no necesitas hacer esto si estás usando agua destilada. Sólo necesitas purificarla si viene de la llave.

Coloca el repollo y el agua en una licuadora. Usa una licuadora grande para que la licuadora sólo esté 2/3 llena. Si llenas la licuadora hasta arriba, los ingredientes no se mezclarán bien.

Revuelve el repollo y el agua a velocidad baja. Detente cuando el agua se vea verde, con pedazos de repollo flotando. Esto sólo debe tardar unos 2 o 3 minutos.

Mezcla el agua y el repollo a velocidad alta durante 10 segundos. No permitas que la mezcla se mezcle por más tiempo. Todavía debería haber pequeños pedazos de repollo flotando en el júgo. No querrás crear una pasta o un puré.

Vierte la mezcla en una jarra de 1 litro. Asegúrate de que haya al menos dos y medio centimetro entre la superficie del júgo y el borde de la jarra. El líquido es muy probable que se expanda, así que necesita espacio.

Sella la jarra con una envoltura de plástico. Si la jarra tiene tapa, usa esa. Para que esté aun más sellada, cúbrela con plástico y luego ponle la tapa a la jarra.

Deja que la mezcla repose a temperatura ambiente. Evite que la temperatura baje de 20ºC o sube a más de 25 grados. la temperatura ideal es 22 grados.

Deja que la mezcla repose 3 días o 72 horas. El júgo se está fermentando para ayudarte con la salud de tu sistema digestivo.

Coloca un colador sobre una jarra vacía. Usa un colador pequeño, para separar el líquido de las partes sólidas. Asegúrate de que el colador sea más pequeño que la boca de la jarra para evitar que se derrame el líquido.

Vierte el líquido a través del colador a la siguiente jarra. Cuela el líquido lentamente para evitar que se derrame o que se tape con la pulpa.

Cierra la jarra. Almacena el júgo de repollo en el refrigerador hasta que estés listo para usarlo y sírvelo frío.

Repite este proceso cuando se te esté acabando el júgo, guarda media taza de tu júgo original. Esta media taza se la agregarás a tu nuevo júgo antes del proceso de fermentación.

Deja que la nueva porción repose a temperatura ambiente durante 24 horas antes de colarlo.

Al agregar el júgo restante de la porción anterior, estarás acelerando el proceso de fermentación para tu nueva porción de júgo

Consejos.

Bebe 1/2 taza dejúgo de repollo todos los días, 2 o 3 veces al día. Dilúyelo mezclándolo en 1/2 taza de agua antes de tomarlo. Necesitarás lentamente ir subiendo a esa cantidad, ya que si expones a tu sistema digestivo ajúgo fermentado muy rápido podrías lastimar tu estómago. Empieza con 1-2 cucharadas en agua o caldo, y gradualmente ve aumentando la dosis conforme pasa el día.

Usa repollo rojo para crear un líquido o júgo que puede usarse para medir el pH de otras sustancias. Corta y hierve el repollo en agua durante 30 minutos. Cuela el líquido y úsalo de inmediato. No lo fermentes.

Sólo usa repollo verde fresco para júgo fermentado. El repollo verde ofrece mejores beneficios. El repollo en la primavera y el verano es el más nutritivo

¿Te fue útil este artículo? Si es así, pues comparte este post con tu seres queridos, asi podrás ayudar a que otra gente vivan más plenas y saludables y así ayudar a que este portal siga creciendo con más contenido por favor compártelo. Gracias.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *