REMEDIOS EFECTIVOS PARA LA CICATRIZACIÓN DE HERIDAS

Las heridas pueden deberse a un corte, un raspón, una caída, es decir, aquellas marcas que se producen por pequeños accidentes domésticos o mientras realizamos cualquier actividad, desde trabajar con herramientas filosas a no prestar atención al lugar dónde pisamos. En el siguiente artículo conocerás algunos remedios naturales para cicatrizar heridas.unnamed
Remedios caseros para cicatrizar heridas Ajo: Es un potente “curandero” de heridas, llagas y raspones. Esto se debe a que entre sus propiedades está la de antibacteriana, que protege de la infección. Es necesario aplicarlo cuidadosamente porque puede provocar irritación en la piel, ya que sus jugos son muy potentes. No dejarlo más de 20 minutos en contacto con la herida y si arde mucho, suspender el uso. Un excelente remedio es mezclar tres dientes de ajo en una taza de vino, procesar y dejar reposar dos horas. Luego aplicar sobre la herida limpia y seca, dos veces al día.

Miel: Los gérmenes se ven “atraídos” por la miel, lo mismo que ocurre con las abejas. Esto ocurre cuando se aplica sobre una herida. Deshidrata los agentes malignos, deja la piel limpia y sin infecciones. Una vez que esté bien desinfectada y seca, coloca un poco de miel y retiene usando una gasa esterilizada o un lienzo. Deja que se absorba.

Vinagre blanco: coloca una cucharada de vinagre blanco en un litro de agua. Con esto limpia las costras que se van formando en la herida para poder eliminar las bacterias y limpiando profundamente. Puede picar un poco, no te asustes.Cebolla: La cebolla se asemeja al ajo en cuánto a componentes y propiedades, pero con la diferencia de que no irrita la piel. Coloca en la procesadora media cebolla cortada y una cucharada o dos de miel de abejas. Aplica sobre la herida y deja actuar por lo menos una hora, repitiendo tres veces al día hasta que cicatrice.

Aloe vera: Sin dudas, el aloe vera es un excelente remedio natural para cicatrizar heridas. También es eficaz en el caso de quemaduras. Toma un tallo y quiébralo por la mitad. Retira el gel o zumo y aplica directamente sobre el corte o raspón. Deja que absorba y vuelve a colocar varias veces al día. Aliviará el dolor de inmediato y en poco tiempo la herida cerrará sin infectarse en el proceso.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *