Cómo librarse de una uña encarnada con solo una receta casera que nadie sabe

Dentro de los inconvenientes frecuentes en nuestros pies, además de los hongos, son las irritantes y dolorosas uñas encarnadas, las cuales llegan a provocar un mal colosal además de evadir que caminemos con independencia.

Estas acostumbran perjudicar primordialmente el dedo gordo del pie, causando que este se hinche y puede hasta infectarse, haciendo que se llene de pus y tenga secuelas bastante peores si no se habla a tiempo.

La forma más simple de conocer si en uno de tus dedos gordos de los pies hay una uña encarnada es notando si la piel que está al límite de la uña está enrojecida y duela al tacto. En esta oportunidad, la molestia solamente está comenzando y es aconsejable que se deba intentar inmediato, debido a que si se ignora, las secuelas llegan a ser muy graves.

Existen muchas formas de que este inconveniente surja, dentro de los frecuentes tenemos la posibilidad de nombrar los siguientes: un indebido corte de uñas, la utilización de un zapato muy configurado, causantes físicos de los pies, oséa, deformaciones en el dedo o en la uña. No obstante, hay numerosos remedios totalmente naturales que tienen la posibilidad de trabajar para tratar y contrarrestar las secuelas de las uñas encarnadas, evadiendo que se agrave. Tendrás la posibilidad de conocerlos ahora.

Remedios naturales para el régimen de las uñas encarnadas

una-encarnada
Vinagre de manzana: posee enormes características antibacterianas, lo que tienes que llevar a cabo es agregar 1/4 de taza de vinagre en agua tibia y remojar los pies todos los días.

Remojar los pies: si mantienes los pies remojados por lo menos tres o 4 ocasiones al día en un recipiente con agua tibia y jabón, esto va a proporcionar ayuda a sostener las bacterias alejadas de esa región. Además puedes agregar algo de sal para suavizar la región.

Aceites naturales: estos asisten a achicar la hinchazón y el mal, necesitarás lo siguientes:

5 gotas de aceite de eucalipto.
5 gotas de aceite de árbol de té.
1 gota de aceite de orégano.
5 gotas de aceite de lavanda.
2 gotas de aceite de menta.
60 ml de gel de aloe vera.
60 ml de aceite de coco.

Mezcla todos los ingredientes en un frasco de vidrio, después aplica algo sobre la región afectada, espera que seque y listo. Con estos remedios verás un cambio colosal en la salud de tus pies.

ESTE VIDEO TAMBIÉN TE PUEDE AYUDAR

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *