Hoy les traemos unos pasos para tratar la retención de líquidos con una dieta sana

Siguiendo una aceptable dieta para la retención de líquidos tenemos la posibilidad de tratar, de forma sencilla y de manera natural, este inconveniente tan habitual.
Retencion-de-liquidos-500x404

Pasos para tratar la retención de líquidos con una dieta sana:

La retención de líquidos es un inconveniente que se puede calmar de forma sencilla con una aceptable dieta. Este trastorno perjudica fundamentalmente a las mujeres, debido a que en las mujeres fértiles, los propios escenarios hormonales van a asistir a que el cuerpo retenga más líquidos durante algunas fases del período menstrual.

Muchas ocasiones se le proporciona una consideración estética pero hablamos de un inconveniente de salud. La retención de líquidos se proporciona porque el cuerpo no es capaz de realizar una aceptable diuresis (eliminación) y el hecho de tener un volumen líquido más grande fuerza más las paredes venosas y en oportunidades el retorno sanguíneo no es el correcto, produciendo mala circulación. A la vez la mala circulación ayuda a incrementar el edema y la hinchazón es más grande.

Retención de líquidos y nutrición:

En muchas oportunidades la retención de líquidos se ve agravada por una mala nutrición. Los pésimos hábitos de nutrición además influyen en el tránsito intestinal, ralentizando frecuentemente y este aspecto además ayuda a un incremento de peso y volumen.

Implantar una aceptable dieta para ayudar a que el propio cuerpo elimine más de forma sencilla los líquidos también nos puede ser beneficioso para la circulación de esta forma como para el tránsito intestinal.

Estas son las pautas a continuar contra la retención de líquidos:

  • Beber como mínimo entre 1,5 y 2 litros de agua al día, preferiblemente de mineralización débil.
  • Disminuir o inclusive limitar el consumo de sal.
  • Tomar cinco raciones al día de frutas y verduras (repartidas a lo extenso del día en las distintas comidas).
  • Optar por fruta con prominente contenido en agua o que aumente la diuresis, como es la situación de la sandía o la piña.
  • Beber en la mañana infusiones depurativas como la de té verde.
  • No consumir comestibles con gas ni azúcares refinados.
  • No dar toxinas al cuerpo (disminuir cafeína, comestibles fritos, aceites vegetales de baja calidad, azúcares refinados…).

Una dieta que respete las pautas citadas puede ayudarnos en la retención de líquidos pero además van a ser necesarios otros hábitos como caminar de manera día tras día y/o llevar a cabo ejercicio físico despacio pero regular.

¿Te fué útil este artículo? Si es asi, pues comparte este post con tu seres queridos, asi podrás ayudar a que otra gente vivan más plenas y saludables y así ayudar a que este portal siga creciendo con más contenido por favor compartelo. Gracias.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *