Estas son 5 buenas razones para pasarse al pan integral

Según algunos estudios el propio amor por los carbohidratos procesados es una clase de adicción y, de todas formas tengamos bastante precaución en las porciones que tomamos, siempre terminamos con ganas de más. La verdad es que es complicado resistirte a ellos y se requiere estar muy motivado. Por eso te damos cinco buenos motivos para que los saques de una vez de tu vida y te apuntes a lo integral para toda la vida.  PAN-INTEGRAL
Cuando dejas de comer carbohidratos refinados…

1. Empiezas a quemar grasa como jamás.

Ocurre de modo inmediato. Al achicar las calorías densas de los carbohidratos se reduce la cantidad total de calorías que consumes en un día, lo que obligará a tu cuerpo a quemar la grasa que tenía almacenada en sitios tan populares come el abdomen, las cartucheras, los muslos … sabes muy bien de qué hablo.

2. Estás menos hambriento.

No son las calorías las que te quitan el hambre sino nutrientes como la fibra, las proteínas y las grasas saludables. Desafortunadamente, los carbohidratos refinados carecen de las tres cosas. Por eso cuando repletas tu cuerpo de calorías baratas, al poco tiempo tu cuerpo va en busca de más comida.

3. El abdomen tiende a ponerse chato.

Parece un milagro pero posee una aclaración científica. Al sustituirlos por otros más ricos en fibras (los integrales) la flora intestinal cambia y se fortalece, la estabilidad cambia y los microbios no saludables, esos que causan gases y estreñimiento, pasan a ser minoría. El resultado son menos gases y más regularidad, todo lo mencionado se traduce en un vientre más chato.

4. Tus músculos se hacen más fuertes.

Casi cualquier comida es más saludable que los carbohidratos no integrales, introduciendo las hamburguesas (con pan integral) y los helados. Eso pasa porque esta clase de carbohidratos no posee proteína en su estructura, la responsable de llevar a cabo crecer la musculatura, las noches, el pelo y hacer mejor el aspecto de la piel.

5. Tienes más energía y te sientes mejor. 

Tu cuerpo requiere carbohidratos y no todos son pésimos. Los carbohidratos son fundamentales para el desempeño del cerebro y de la musculatura. Cuando cambias al pan, a la pasta o al arroz integral te aseguras un suministro más permanente de energía y evitas los picos y valles de energía propios de los carbohidratos sencillos.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *