Estos son unos trucos anti hambre que funcionan muy bien

Todos entendemos que hasta bien entrado febrero no se empieza una dieta verdaderamente. filecdn-2Alegremente ya nos hemos comido todos los restos de los dulces navideños y tenemos la posibilidad de sentarnos con tranquilidad a crear un régimen que nos permita ingresar en el bikini que pretendemos ponernos en Semana Santa.

Anuncio para navegantes:

Solo poseemos un inconveniente y se denomina hambre. No hay forma de que tengamos la posibilidad comer menos, y el gimnasio no ayuda, ya que cuanto más duro entrenamos, más hambre nos entra. Frente este drama solo tenemos la posibilidad de poner en marcha estos trucos para estafar al cerebro y convencerlo de que no poseemos hambre.

Nada, nada. Todo es psicológico o psicosomático. Veamos:

1. Ten un tentempie (sano) a mano.Cuando tienes un ataque de hambre se ve que la comida basura o la máquina de vending te llaman insistentemente por tu nombre y tus apellidos. Hasta se ve que se ha aprendido tu número de DNI. Para contrarrestar la llamada de la selva tienes que tener a mano una manzana o unas nueces. Algo muy sano que te quite el hambre ipso facto. De esta forma no vas a despertar al monstruo. Ten presente que, según numerosos estudios, cuando abres la veda y comes un snack común -léase, patatas fritas de bolsa- seguirás comiendo sin parar.

2. Si vas a un coctel, escoge un clutch y no una bandolera.El truco trabaja porque tienes siempre una mano ocupada con el bolso, lo que te obligará a comer menos y más lento. Si la mano libre la ocupas con una bebida te los pensarás dos ocasiones para coger cada canapé y tus selecciones van a ser muchísimo más sabias.

3. Haz del café un aliado contra el apetito. Beber café te va a proporcionar ayuda a apresurar el consumo calórico en un 12%, según un estudio anunciado en el American Journal of Clinical Nutrition. Además nos encontramos frente un supresor natural del apetito que no engorda bastante a menos que le añadas mucha azúcar o crema. Si consigues tomar el café con poca azúcar, o mejor, sin nada de azúcar debes haber adelantado bastante.

4. Cuenta los bocados. Contar calorías no es el exclusivo procedimiento para adelgazar, además puedes contar los bocados. Según un estudio de la Universidad Brigham Young es un procedimiento que trabaja y ayuda a perder hasta un kilo y medio en un mes. Cuando eres consciente de tus bocados terminas comiendo entre un 20% y un 30% menos.

5. Date un capricho. Si tu debilidad es la tarta de chocolate, date un capricho, pero solo de tres bocados. Según el afamado dietista Lauren Harris, esos tres bocados van a ser suficientes para dejarte con buen gusto de boca y para que disfrutes del exitación de esa comida que tanto disfrutas. En sintetizan, te quedarás satisfecho y no debes haber comido bastante. Con el primer bocado, dice el dietista, vas a cumplir tus expectativas, el segundo por el momento no te parecerá tan bueno como el primero, y a la tercera mordida pensarás que no era para tanto.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *