Estos son 10 pequeños cambios para mejorar tu salud

Basta con cambiar algunos hábitos para gozar de una vida plena y sana. Algunos simples cambios como corregir la postura, cambiar la dieta, cultivar el intelecto o proteger las emociones provocarán una optimización de tu salud en cadena.enfermedad1-640x400

Porque la salud es la inversión que conlleva más grande provecho, te brindamos las claves para intentar gozar de una vida plena.
1- Cuida tu cuerpo

La prevención y la descubrimiento precoz de la enfermedad son los dos pilares básicos para sostener el estado de salud. Además de tener unos hábitos de vida saludable, las vacunaciones fundamentales para la prevención. Respecto a la descubrimiento precoz, la realización de chequeos periódicos es clave: estudios urológicos para el cáncer de próstata y ginecológicos para cánceres de mama y cérvix, colonoscopias para el de colon, espirometría para EPOC, etc.

Recuerda. Hacerte un examen es la inversión que conlleva el más grande provecho, el de tu salud.

2- ¡Esa postura!

El mal de espalda de uno de los malestares más extendidos y más simples de impedir. Llevar a cabo ejercicios de flexibilización con pilates o yoga y potenciar la musculatura abdominal y dorsolumbar con natación o en el gimnasio son unos chicos cambios con los que impedir anomalías de la salud de la columna.

Recuerda. Protege la higiene postural en el trabajo y ejecuta un mínimo de 10 minutos diarios de ejercicio: prevendrás el mal de espalda y ganarás en bienestar.

3- Menos plato y más zapato

Cualquier persona que quiera ganar en salud, además de hacer mejor la dieta, debe incrementar la cantidad de ejercicio físico. Hacer 5 comidas al día, entre las que no tienen que faltar un desayuno terminado formado por lácteos, frutas y cereales integrales y una cena rápida, no bastan para estar sanos: ponerse en forma nos ayuda a achicar los causantes de peligro cardiovascular, además de accionar como relajante emocional.

Recuerda. Practica deporte de manera recurrente y ponte unos objetivos reales: te sentirás mejor.

4- Duerme lo bastante (y un poquito más)

No tenemos la posibilidad de vivir sin dormir. De hecho, reposar lo bastante (7-8 horas) y con un sueño de excelente calidad es primordial para sostener una vida saludable.

Recuerda. Si duermes poco o mal, aumenta el peligro de padecer algunas anomalías de la salud y disminuye tu calidad de vida. ¡Dormir bien es salud!

5- Dale al play

Está confirmado: la gente más activas cerebralmente están más protegidas contra el deterioro cognitivo, lo que se traduce en bienestar y prevención de anomalías de la salud como el alzhéimer o la demencia.

Recuerda. Mantente activo socialmente, lee libros y periódicos, goza de la música y la pintura, aprende a tocar un instrumento o un nuevo idioma, haz pasatiempos… ¡Dale trabajo a tu cerebro y detén el deterioro cognitivo!

6- ¡Mójate!

El agua es primordial para el cuerpo humano, tanto para asistir a el propio organismo a recobrar la que se pierde por medio de la orina, el sudor o el aliento como para hacer uno de los deportes más terminados y recomendables, en el que se trabajan todos los músculos, ligamentos y tendones: la natación.

Recuerda. Jamás esperes a tener sed para beber agua (una media de 2 litros diarios) e intenta nadar por lo menos una vez por semana: tu cuerpo te lo agradecerá.

7- Reserva 5 minutos al día para tranquilizarte

Aunque los causantes de peligro más populares (tabaco, colesterol, hipertensión) son una parte considerable, está comprobado que los factores psicológicos también son un gatillo de varias anomalías de la salud cardiovasculares como el ictus, la angina de pecho o el infarto de miocardio.
Recuerda. Reduce las sustancias estimulantes y goza de ocupaciones relajantes (música, respiración, ejercicios suaves como tai chi): vivir sin estrés es el misterio de una vida longeva y de calidad.

8- Mira el cielo todos los días

Habrás notado que tus ojos se resecan bastante los días que haces un uso continuado de tu PC o tu smartphone. Esto puede dañarlos porque crea estrés visual y también vista cansada y miopía. El más destacable consejo para evitarlo es intentar sostener la pantalla por lo menos a 50 cm de distancia y ponerte colirio cuando notes tus ojos secos.

Recuerda. Tómate un breve descanso de tus pantallas cada 2-3 horas, mira al cielo o al horizonte y parpadea con frecuencia: ganarás en salud ocular.

9- ¡Sonríe!

Las emociones positivas, como la alegría, el entusiasmo, la agrado o el orgullo, son una fuente necesaria de bienestar y calidad de vida y proyectan una imagen nuestra más interesante, lo que favorece que otra gente positivas deseen aproximarse a nosotros.

Recuerda. Si evitas sonreír porque no disfrutas el aspecto de tu boca, ponle remedio de inmediato con una ortodoncia, unas carillas de porcelana o un blanqueamiento dental. Porque si te ríes, liberas el estrés y la ansiedad y ganas en salud física y mental de forma inmediata.

10- Quiérete bastante

Verse bien es sentirse bien. Si alguna parte de tu anatomía no disfrutas, sigue los nueve recomendaciones anteriores: deporte, dieta equilibrada, manejo del estrés y abandono de los pésimos hábitos. Además, la dermatología y la cirugía estética te proponen variadas resoluciones, tanto para corregir, como para hacer mejor (cirugía láser ocular, blefaroplastia, aumento de pecho, etc.).
Recuerda.

El elixir de la eterna juventud no existe, pero está en tu mano postergar el envejecimiento y cambiar tu imagen.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *