¿Qué es la Dieta Detox? Esta son las claves para que funcione tras unos días de excesos

Al menos una vez en la vida, uno debe evaluar una ‘Dieta Detox‘. Por lo menos eso dicen sus fanáticos, que creen que si a estas alturas todavía no has metido unas espinacas, una manzana y unas fresas y te hiciste un zumo purificador no tienes idea lo que te conviene. Un brebaje que, aseguran, reinicia tu cuerpo como la tecla del PC. Y agregan que la ‘Dieta Detox‘, el último grito entre las famosas para remover toxinas, marca un profundo cambio.
licuadoSin embargo, la realidad es que vivir una semana a base de zumos ‘detox’ no es algo que esté al alcance de todos los mortales y entraña sus peligros. Estas limpiezas radicalestrabajan realmente bien en varias personas y muy mal en otras. De lo que se trata es de conocer qué tendencias te van a ayudar a hacer mejor tu vida y no de evaluar todo lo que se vaya poniendo popularizado en materia de dietas y de nutrición. Ya que ya entendemos que la rotación de las tendencias en esta materia es tan ligera como la de la tendencia o la hermosura. La modacomenzó hace ya 40 años, como algo minoritario… Hasta que las ‘celebrities’ la hicieron suya.

Si estás decidida a comenzar tu limpieza en base a una ‘Dieta Detox’, tienes que entender que disciplina y constancia son destacables. Los provecho se conseguirán en la medida en que consigas sostener la rutina durante numerosos días, y esto solo lo tendrás la posibilidad de llevar a cabo si a mediano período consigues estar confortable en el modo detox.

Estas son nuestras recomendaciones para empezar:

 1. No hagas una ‘Dieta Detox’ para parecer ‘cool’ o ‘trendy’

Incluso la gente que están acostumbradas a someterse a dietas restrictivas tienen la posibilidad de tener reales ataques de hambre cuando llevan numerosos días alimentándose solo de zumos. Según cuenta la dietista Cynthia Sass, muy habitual por sus programas de nutrición en USA, no es extraño que algunas personas empiecen a tener pensamientos obsesivos con la comida, más que nada las que acostumbran ir saltando de régimen en régimen.

Al igual que hay algunos que verdaderamente notan una mejoría física a los algunos días de empezar una ‘Dieta Detox’, otras se ponen de un humor de perros, irritables, depresivos, se sienten cansados y muestran indicios de estreñimiento. Esta experta reconoce los provecho de llevar a cabo una cura de desintoxicación cada cierto tiempo, pero advierte que si se tienen indicios de que la dieta no está sentando bastante bien, se debe escuchar al cuerpo y suspender el régimen.

“No necesitas llevar a cabo una limpieza para estar saludable. Si luego de una semana tu cuerpo o tu cabeza no están reaccionando bien, lo destacado es no insistir y abandonar la limpieza detox”, enseña.

2. Elige un tipo de ‘Dieta Detox’ que vaya con tu estilo de vida

No hay una cura de desintoxicación estándar. Para muchos, ese criterio significa beber de forma exclusiva zumos recién exprimidos y para otros puede ser solo cortar durante unos días el alcohol, la cafeína, los comestibles refinados o procesados y la proteína animal.

Aunque lo más habitual son las dietas estrictas y las desintoxicaciones radicales, los nutricionistas comprueban cada día que la más grande parte de la multitud tolera mejor una ‘Dieta Detox’ tipo si tiene dentro proteínas magras y frutas y verduras crudas que logren masticar, que si unicamente se alimentan de zumos.

3. No entrenes mientras te estés desintoxicando

Las limpiezas y desintoxicaciones pretenden finalizar con un método de nutrición errático y poco saludable, para así alentar y reiniciar el metabolismo. Todo esto es muchísimo más simple de hallar si nos damos un descanso de nuestra rutina recurrente de ejercicio físico. Ya que intentar sostener el mismo nivel de desempeño cuando nos nos encontramos sometiendo a una dieta limitada y restrictiva puede traer efectos adversos para la masa muscular, que necesita de una ingesta calórica más extensa para recuperarse luego de una sesión de entrenamiento.

Mantener al mismo tiempo una ‘Dieta Detox’ restrictiva y una rutina de entrenamientos puede dejarte agotada, inclusive provocarte náuseas. En algunos casos puede perderse masa muscular, lo cual puede ocasionar lesiones y achicar el ritmo del metabolismo, algo que es precisamente lo opuesto de lo que se quiere hallar con esta clase de dietas.

4. Utiliza la desintoxicación como puerta de entrada para una dieta saludable

Una de las considerables virtudes de poner en marcha una ‘Dieta Detox’ es la capacidad de empezar una transición fresca y a extenso período a un método de vida más saludable. La autora del libro ‘5 Day Fast Forward’, una guía para llevar a cabo una cura de nutrición en cinco días Cynthia Sass afirma que varios de sus pacientes en solamente cinco días alcanzan liberarse de su adicción a la comida salada, a las grasas y a los azúcares, y empiezan a apreciar los sabores naturales de los comestibles.

Ese cambio de hábitos los hace sentirse mejor, perder peso de forma rápida y es el instante ideal para coger carrerilla e intentar habituarnos a una dieta con menos sal, azúcar y grasas saturadas. Ya para toda la vida, de todas formas los días de la desintoxicación estén de forma oficial finalizados. Para comenzar, se puede comenzar por cocinar más en el hogar, desayunar cada día, y llevar una chiquita merienda al trabajo.

5. No uses la ‘Dieta Detox’ como una limpieza

Hay gente que entra y sale de una cura de desintoxicación como si fueran turistas. Se pusieron tan popularizado los zumos y batidos detox y las limpiezas temporales que dan para bastantes temas de conversación y está inclusive bien visto contar y reírse de la falta de disciplina o de resistencia para continuar uno de estos regímenes. No obstante, los nutricionistas recuerdan que las dietas restrictivas tienen un coste emocional y que no se debe alargar bastante en el tiempo ni usarse como procedimiento de premio o castigo.

No conviene someterte durante algunas semanas a una desintoxicación alimentaria con sobredosis de ejercicio físico, para algunos días luego, agotada y desmoralizada, caer en la auto indulgencia y abandonarse en los pésimos hábitos anteriores.

Si te ves a ti misma en esta clase de montaña rusa, lo mejor es que pidas ayuda profesional y te tomes verdaderamente tu relación con la comida para hallar un balance dietético que te permita sentirte mejor y estar saludable sin abonar un prominente precio emocional.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *